domingo, 31 de marzo de 2013

UNA CASA DE LOCOS


"Una casa de locos", cuyo título original es "L'auberge espagnole", es una película hispano-francesa dirigida por Cédric Klapisch y estrenada en 2002. Está protagonizada principalmente por Romain Duris, que hace el papel de Xavier.

Xavier, un estudiante parisino, estudia Económicas y, gracias a un amigo de su padre terminará trabajando en el ministerio de Economía. Para ello  necesita aprender español, por lo que decide pasar un año de Erasmus en Barcelona, donde será acogido por seis estudiantes más de Erasmus en un piso, y donde vivirá una experiencia que le hará reflexionar y aclararse las ideas sobre su vida.

El tema principal que trata esta película es la importancia de aprender a realizar cambios en nuestra vida, y lo plasma mediante el Erasmus, un programa que permite a los estudiantes que se movilicen a otros países para completar su formación profesional  y además  mejorar un idioma, lo que conlleva que se aprendan culturas diferentes y se conozca mundo y una gran cantidad de personas. Este film se ha tratado de rodar en un ambiente estudiantil, en el que podemos observar una multitud de estudiantes tanto en la facultad como a la hora de salir a disfrutar; las relaciones que se llegan a establecer entre compañeros de piso; la necesidad de volver a ver a quienes has dejado atrás, etc.

Los personajes más relevantes son Xavier (Romain Duris), la pareja que conoce durante el viaje hacia Barcelona (Jean-Michel y Anne Sophie), su novia, con la que acaba la relación debido a que apenas se ven, y cuyo papel es realizado por Audrey Tautou (protagonista  de la película "Amélie"), y sus seis compañeros de piso, que son los siguientes: Isabelle, William, Wendy, Soledad, Alessandro y Tobias. Todos estos últimos son estudiantes que están de Erasmus, y cada uno tiene una nacionalidad distinta (una inglesa, un danés, un alemán, un italiano, una belga y una española).

En cuanto a sus aspectos técnicos, podemos decir que esta película ha sido grabada de forma en que los sucesos que han transcurrido durante un tiempo, se muestren de manera que parezca un álbum fotos y veamos el paso de nuestra vida a través de éstas. Se ha usado una luz y unos ángulos que nos ofrecen una visión muy específica de lo que ocurre en cada situación. Respecto a su banda sonora, el uso de canciones en diferentes idiomas, como el español, el inglés y el francés, hace que se tenga más presente la igualdad en general, ya que este film trata de combatir ese miedo que nos da la diferencia.

"Una casa de locos", como bien he mencionado al principio, intenta que los estudiantes opten por cambiar, ya que a la mayoría esto les produce terror, y no tienen en cuenta el gran abanico de posibilidades que una beca Erasmus nos ofrece. Xavier, el protagonista, experimenta este gran cambio, dejando a personas importantes durante un gran tiempo, lo que hace que entristezca, pero por el contrario, cuando llega a la ciudad prevista y comienza a vivir de diferente manera se da cuenta de lo bueno que esto le hace. Es obvio que cuesta adaptarse a una nueva cultura, un nuevo idioma, nuevas personas, nuevas formas de ver la vida, aunque hay que ver que esto al final nos lleva a poseer una mayor capacidad para todo a lo largo de nuestra trayectoria.

Las cosas que al fin y al cabo esta película nos transmite son la tolerancia respecto a diferentes personas y diferentes formas de pensar, el apoyo a y de quienes te rodean, la vida que puede llevar un estudiante cuando sale fuera de lo que ha estado viendo toda su vida, e incluso la media persecución de un sueño que termina cumpliéndose.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada